Agua ionizada

Limpiezas de mantenimiento con agua ionizada

Un sistema alternativo de limpieza de superficies que elimina los procesos tradicionales

Existe un objetivo generalizado a nivel mundial de sustituir y/o eliminar el uso de productos químicos por el riesgo que aporta a la salud humana y el medioambiente en general.

Como fruto de nuestra fijación por la innovación y la mejora continua, queremos adelantarnos a los tiempos venideros y hemos implantado una metodología de limpieza con un valor añadido y grandes ventajas:

  • Respeta el medioambiente ecológico y sostenible.
  • No necesita guantes o equipo especiales.
  • El material de limpieza dura mucho más al no ser agresivo.
  • No requiere personal especializado.
  • No produce alergias ni es perjudicial para la salud.
  • Alarga la vida útil de mobiliario y equipos informáticos.
  • Cumple todas las normativas vigentes aplicables.
  • Gran puntuación en su uso en licitaciones de limpiezas públicas.
  • Bactericida, fungicida, virucida y poder remanente 48 H.
  • 80 veces más eficaz que los productos químicos.
  • Elimina el 99,9% de los microorganismos, bacterias, gérmenes, moho, etc…
  • No deja residuos físicos y no precisa enjuague.
  • Desodorizante y sin residuos visuales.

pictogramas no necesarios con agua ionizada

No es aplicable ningún pictograma de peligrosidad. Cumple el reglamento REACH.

Sorprendente. Sin agua y sin cubos.

El uso de agua ionizada supone uno de los mayores avances en los últimos tiempos en limpieza e higienización. En combinación con unos útiles especiales compuesto de microfibras se consigue una limpieza en húmedo no en mojado, sin escurrido, sin cambios de agua y sin uso de productos. Barrido y fregado en un solo paso.

Material de limpieza con microfibras

El material especial de limpieza del sistema está formado por fibras muy delgadas, finísimas, compuesta por laminillas sintéticas, poliéster y poliamida. Tienen un diseño estructural que cuando se encuentran con la suciedad más resistente sólo hay que humedecerla para eliminarla. Reducen drásticamente la utilización de productos químicos.
Consigue ahorrar hasta un 65% de agua, ofrece mayor durabilidad y ergonomía en el uso manual al pesar menos.

Tienen una capacidad de absorción 8,5 veces mayor que el algodón. Ideal para limpieza profesional en edificios y colectividades, hospitales y zonas públicas de carácter crítico.

limpieza con algodon anterior a sistemas de agua ionizada
microfibra en limpiezas con agua ionizada

Limpieza, higienización y desinfección.

El sistema se basa en agua corriente del grifo sin aditivo químico y una pequeña dosis de sal común, y mediante una alteración electroquímica se transforma en un potente agente limpiador sin detergente, y aportando un estándar de desinfección que sobrepasa lo que indica la norma EN1276, por lo que hace referencia a la eliminación de bacterias. La propia electrólisis la transforma para poder ser utilizada en procesos de higienización.
Con el sistema de agua ionizada a la vez que limpiamos desintegrando suciedades, higienizamos a niveles del 99,997%, la conjunción de estos dos factores, limpieza e higienización, es de sumo interés en sectores como la alimentación y restauración, ya que evitamos el contacto de productos químicos con los alimentos.

Puede usarse en todo tipo de superficies, incluso áreas críticas y semi-criticas de hospitales y similares, así como la industria alimentaria.

Se han realizado múltiples pruebas comparativas sobre los procedimientos de limpieza basados en productos químicos y los procedimientos de limpieza e higienización basados en agua ionizada. Utilizando los mismos sistemas y herramientas adecuadas a cada caso, y en todos los casos el agua ionizada ha superado los resultados conseguidos a través de los agentes químicos, aunque estos fueran específicos para una determinada suciedad.

El sistema ha sido aprobado por la Comisión Europea de la Salud, la dirección general de la protección de los consumidores, la OMS y la FAU. Las técnicas del sistema internacional de seguridad alimentaria HACCP no han identificado ningún riesgo potencial en la seguridad alimentaria y han aprobado su uso en la industria alimentaria y de bebidas.

CONOCE NUESTROS SERVICIOS